fbpx Saltar al contenido

Oración de la Noche del Día 10 de Julio

Oración de la Noche del Día 10 de Julio

ORACIÓN DE LA NOCHE AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS PARA UN DESCANSO TRANQUILO

Señor, bueno en esta noche, quiero amarte y servirte realmente como te mereces, con una fe ardiente en el corazón pero con un sabio uso de la razón. Quiero que tu amor nunca me desampare, que tu poderosa sombra no se vaya de mi lado, ni apartes de mí, la fuerza de tu presencia. Ilumina mi mente cuando me asalten las dudas y se escondan las respuestas a mis problemas. Confío, en que me darás respuestas precisas.
Tus mandamientos son como escaleras de amor para llegar a Ti y al Padre. Ayúdame a ser fiel en esto, a ser coherente con lo que digo y lo que hago. Si aspiro a ser parte de tu rebaño debo cumplir con esta manera de vivir, bajo tus alineamientos, bajo tu dirección, bajo tu sombra protectora de tu amor. Ayúdame a seguir tus pasos, a alejarme de todo mal que busca romper este vinculo de amor entre Tú y yo.

Quiero adecuar mi vida en el servicio hacia los demás. Que mi corazón se habrá y reciba de Ti el poder para ser capaz de llevar el consuelo y alegrías. Creo en tus mandamientos, creo que son una alianza entre tu divinidad y mi humanidad, quiero vivirlos, atesorarlos y sentirlos a plenitud.
Padre bueno ya está llegando la hora del descanso y vengo hasta Ti para darte gracias por la alegría y la esperanza que me da el saber que Tú estas pendiente de mi vida y que esta se fundamenta en tu palabra y tus promesas mirando siempre a lo alto, regocijándome en saber que soy tu hijo.
Hoy voy a confiar en Ti porque has prometido ayudarme y estar a mi lado todos los días de mi vida. las circunstancias que me rodean no van a minimizar mi fe, al contrario, seré fuerte y valiente porque con mi Jesús de mi parte todo lo que suceda es ganancia, todo se vuelve más fácil de resolver y convierte mis derrotas en victorias.

Mi trabajo es confiar y creer en que Tu no me dejaras solo y estarás ahí siempre para levantarme, fortalecerme, sostenerme y en tu infinita misericordia, tu providencia me cubrirá para que nada me falte. «Mi Señor va siempre delante de mi, permanece a mi lado, no me deja ni me desampara; por lo tanto no tengo miedo ni me siento intimidado».
Ahora escucha con bondad mi lista de agradecimientos y peticiones y como siempre lo que te digo: «dame según sea tu voluntad» Te amo, mi dulce Señor de Nazareth me encanta llamarte así. Sagrado Corazón de Jesús abrázame fuerte y quédate conmigo porque hoy necesito dormir tranquilo y bendice a mi familia y amigos. Amén

Te Puede Interesar
Oración de la Noche del Día 2 de Julio